Sobre entrenadores profesionales de padel

Cada temporada las escuelas de padel de los clubes buscan mejorar y ofrecer cada vez una mayor calidad en sus servicios, lo cual incluye por supuesto unos monitores o entrenadores mejor capacitados y más profesionales. Y a veces esto se confunde con haber sido o no jugador en el circuito profesional de padel.

Cuántas veces habrá surgido la conversación entre alumno y nuevo monitor en el que aquél le pregunta a éste si ha competido en el circuito profesional. Y en no pocas ocasiones, al contestar el monitor que no y el alumno pierde un poco de confianza en que le pueda enseñar bien.

Nada más lejos de la realidad. Incluso en el padel profesional, encontraremos bastantes entrenadores que nunca compitieron a nivel profesional o que quizás jugaron alguna prueba pero no se dedicaron a ello. Y las razones pueden ser infinitas, pero eso no quiere decir que vayan a entrenar a sus jugadores mejor o peor.

Desde nuestro punto de vista, no siempre el mejor jugador es el mejor entrenador, ni mucho menos. Pueden coincidir ambas o no coincidir ninguna. Hay personas muy dotadas para competir que no tienen facilidad a la hora de transmitir o enseñar, y otras que jamás compitieron a alto nivel y sin embargo transmiten y enseñan a jugar al padel extraordinariamente.

Esto por supuesto, no quiere decir que una persona que haya competido como jugador profesional no sea un grandísimo entrenador. Hay muy buenos entrenadores que han competido al más alto nivel, y además pueden aportar ese plus de haber vivido en sus propias carnes la competición al más alto nivel, pero esto no es requisito “sine qua non” para ser un entrenador de primera línea.

Realmente, ¿cómo puedo saber si estoy ante un buen entrenador, al margen de si alguna vez compitió en el circuito profesional o no?

  1. Se ha formado en padel y continua formándose y reciclándose.
  2. Es didáctico: se comunica bien y sus explicaciones te resultan claras.
  3. Sientes que tiene pasión por lo que hace
  4. Te transmite seguridad y confianza en sus explicaciones
  5. No le importa invertir tiempo en encontrar la forma de transmitirte aquello que no comprendes del juego.
  6. No sólo nos enseña técnica, sino también táctica.
  7. No sólo nos entrena lo que no sabemos hacer, sino que también potencia aquello que se nos da bien.
  8. Es una fuente constante de motivación y tiene paciencia.
  9. Sin demasiada información, te lleva a cumplir el objetivo que os habíais marcado
  10. ¡Y jamás te dirá que se dedica a “tirar cacahuetes”!

 

Un buen entrenador de padel puede tener muchas otras cualidades, como ser ameno y divertido, variado en sus ejercicios y preocupado por cómo te han ido los partidos que tenías esa semana o si has practicado tal o cual golpe o jugada, pero quizás esto dependa más del carácter de cada uno.

@Arkosports

Lo que está claro es que haber competido profesionalmente al padel no es una condición indispensable para ser todo un profesional de la enseñanza de nuestro deporte. Y sino, además de varios ejemplos en el mundo del padel profesional, también tenemos ejemplos en otros deportes en los que hay entrenadores que jamás pisaron una pista o campo en una competición profesional y sin embargo llevaron a sus jugadores y equipos a lo más alto.

Por eso, la próxima vez que te toque entrenador nuevo en tu escuela de padel, te invitamos a que valores a tu nuevo “sensei” no por haber sido o ser un jugador “World Padel Tour”, sino por esos otros factores más importantes a la hora de que te enseñen bien a jugar al padel.

 

 

Blog, Sin categoría

Deja un comentario